PDA

Ver la versión completa : Algo más que caceres (del 18 al 22 de enero de 2017)



mash
27/01/2017, 11:52
Tenemos por costumbre todos los eneros ir a conocer algún humedal o laguna donde se dan cita aves invernantes, este año no iba a ser menos, pero el frío primero polar y luego siberiano que predecían los meteorólogos hizo que buscásemos una zona, dentro de lo posible, lo más templada posible. Tras una búsqueda en webs especializadas decidimos ir a conocer el Embalse de Talaván en la provincia de Cáceres, donde se preveía el avistamiento de múltiples grullas y avutardas. Así pues, tras una noche gélida, llegamos a los -12º en Riaza, salimos sobre las 10 de la mañana rumbo a tierras extremeñas, con todos los circuitos de agua de Margarita (que es el cariñoso nombre con el que ha bautizado nuestro nieto a la Autocaravana) más tiesos que la mojama. Tras parar a comer en el Valle del Jerte, con el calor del mediodía nuestros conductos hídricos recuperaron tono y todo empezó a funcionar a la perfección. Desde ya indico que tras una completa revisión en los Talleres American de Alcalá de Henares donde me implementaron debidamente el sistema de placas solares y baterías la autonomía de la que hemos disfrutado ha sido enorme. Gracias Javier y María Jesús.

Sobre las 19 horas estábamos apostados en una de las casetas de avistamiento del Embalse de Talaván, pero se nos echó la noche y tras el paso de algún pato y de escasas grullas nos dimos cuenta de que no íbamos a disfrutar del espectáculo que habíamos previsto, qué se le va a hacer, estas cosas ocurren. Así pues nos acercamos al cercano pueblo del mismo nombre y tras cenar viendo la TV (era la primera vez que la sintonizábamos), dormimos plácidamente junto al depósito del agua y la piscina municipal que están en lo más alto del pueblo, en una zona llana y muy tranquila.

Por la mañana tras comprobar en las noticias matinales que media España estaba congelada decidimos ir a conocer Garrovillas de Alconétar, con ese nombre es difícil que un pueblo sea feo. Llegamos a media mañana de un día soleado y en la preciosa plaza porticada nos encontramos con un abarrotamiento de personas que hacían cola a la entrada de la Casa Consistorial, pensamos que de una oposición para alguna plaza municipal se trataba, pero no, era el casting para intervenir en una serie de televisión, La Peste nos dijeron que se llamaba. Tras un buen almuerzo en el bar de la Plaza nos acercamos a ver el Convento de San Antonio de Padua, una verdadera ruina que estremece, tras verla por fuera nos decidimos a entrar dentro con cuidado, qué lástima del estado en que se encuentra este Monumento Nacional como en el cartel exterior se indica. Luego otro paseíto por el pueblo que la verdad es bonito.

La alternativa de ver aves invernantes es ver Dólmenes megalíticos y en Extremadura hay unos cuantos, así que pusimos rumbo a Valencia de Alcántara, nos pasamos por su Oficina de Turismo y nos agenciamos unos folletos tanto del propio pueblo como de algunas rutas para visitar estos monumentos del calcolítico. La visita al pueblo es interesante, tiene castillo visitable con excelentes vistas y un curioso barrio gótico-judío con sinagoga incluida, lástima que haya tal abandono en la mayoría de las casas, en fin. Antes de abandonar Valencia de Alcántara nos pegamos el capricho de entrar en la tienda Franju donde nos aprovisionamos de excelentes embutidos (de nota el solomillo ibérico de bellota) y algunas piezas cerámicas para la familia. Se puede pernoctar perfectamente junto a la Plaza de Toros como amablemente nos indicaron los Policías Municipales a los que pregunté. No obstante como la intención era salir pronto a conocer los 5 dólmenes de la ruta que nos recomendaron nos fuimos a dormir a La Aceña de la Borrega (vaya nombre rural), que es una aldea que pertenece administrativamente a Valencia de Alcántara, es un pueblo pequeño con pocos sitios para aparcar, nosotros lo hicimos en un pequeño parque-parking que hay a la entrada, era jueves y entiendo que en fin de semana será difícil hacerlo, no obstante nos indicaron que al otro lado de la carretera hay un merendero que tiene una explanada para pasar la noche. Instalados nos acercamos a tomar unos chatos de vino extremeño y charlar con los paisanos, en el Bar Restaurante En Ca Milio estuvimos de infarto de bien, nos dijeron que tenían el mismo problema que tenemos nosotros en la Castilla profunda, ese mal que es la despoblación, lo que técnicamente se denomina ahora demotanasia. Reservamos mesa para comer el viernes tras la excursión a los Dólmenes, que son 5, se llega por una pista de tierra en aceptable estado y anchura y en unas 3 horas nos vimos los 5 dólmenes en un relajado paseo. Luego un cocido para recobrar fuerzas.

La siguiente visita era pasar a Portugal y conocer el pueblo de Marvão, del que teníamos excelentes referencias y que no defraudaron. A pesar de que dispone de área de autocaravanas habíamos leído que tanto el llenado como el vaciado no era cómodo por tanto antes de cruzar la frontera vaciamos en un área de Puerto Roque, no pudimos llenar agua porque estaba cerrado el restaurante, no obstante justo en la gasolinera antes de la frontera el amable encargado dispuso todo lo necesario para llenar el depósito de limpias sin ninguna traba, con personal así da gusto.

Marvão es un pueblo bellísimo, cuidado hasta el delirio, entre los 5 pueblos más bonitos que he visto hasta la fecha. Dispone de área a pocos metros de la entrada, con unas vistas de impresión. Lo recorrimos por la tarde noche y luego a la mañana siguiente con más tranquilidad, la fortaleza es de aúpa. Para comer nos bajamos del nido de águilas y de buitres de los que merodeaban por el castillo, yo creo que a la espera de algún inesperado tropezón, y nos fuimos a comer al Restaurante del Hotel Sever, junto al río y a unas piscinas fluviales que tienen un aspecto inmejorable, creo que tiene que ser un sitio divino para pernoctar en verano. La comida portuguesa es una gozada de todos los sentidos, la iniciamos con unos champiñones al ajillo y hierbabuena sorprendentes (mi esposa ya ha preparado en casa la receta de lo mucho que nos gustó) y por supuesto una delicia de bacalao braseado, de postre selección de dulces conventuales. Un 10 en relación calidad/precio.

Tras la reparadora siesta ya sabíamos que teníamos que ir regresando, así que pusimos rumbo a Cáceres, el área a rebosar, autocaravanistas franceses principalmente de paso con destino a las playas del sur. Una vuelta por la ciudad para cenar unas tapas y a pasar la noche. El último día de regreso paramos en Plasencia que aunque ya la conocíamos siempre merece una visita. Hay un buen parking, La Isla se llama, me pareció un sitio bueno para pernoctar en próximas visitas. Tras coger unas escaleras mecánicas llegamos al centro de la ciudad, visitamos la Capilla de las Claras donde está la Oficina de Turismo con una sala artesonada de gran calidad. Las catedrales no pudimos verlas por dentro pues había oficio religioso por tanto nos fuimos a ver la famosa escalera del Parador de Turismo, una obra de arquitectura. Tras la compra de varios productos extremeños en una tienda especializada y tomarnos unas tapas en el precioso Bar Plaza 30 en la misma Plaza Mayor, buena calidad pero el encargado con un trato despectivo y prepotente hacia los camareros le hizo desmerecer considerablemente. Ya teníamos que ir poniendo punto final a nuestra escapada así que carretera, comida en la propia AC junto al Castillo de El Barco de Ávila y ya de noche recogida de bártulos y hasta la próxima, que espero que no sea muy lejana, porque la verdad es que hemos hechos unos 1.000 km y lo hemos pasado de maravilla.

LUGARES DE PERNOCTA:

- Talaván- Junto a la piscina y depósito de agua N 39º 42´43 – W 6º 17´09

- La Aceña de la Borrega – Parking N 39º 19´20 – W 7º 13´46

- Marvão – Área AC N 39º 23´39 – W 7º 22´24

- Cáceres – Área AC N 39º 28´49 – W 6º 21´59

LUGARES BUENOS PARA PERNOCTAR:

- Cabezuela del Valle- Área AC N 40º 12´34 – W 5º 46´21
Junto Centro Interpretación N 40º 12´21 – W 5º 46´21

- Garrovillas de Alconétar – Junto a la Ermita del Cristo N 39º 42´43 – W 6º 33´18

- Valencia de Alcántara- Parking Plaza de Toros N 39º 24´33 – W 7º 14´47

- Plasencia – Parking La Isla N 40º 21´35 – W 6º 05´03

- Marvão – Parking de Portagem N 39º 23´00 – W 7º 22´58

- El Barco de Ávila – Junto al Castillo N 40º 21´35 – W 5º 31´24



Miguel Ángel Saldaña Hernández (mash)

LAUREÀ
27/01/2017, 12:13
Gracias por compartir.
Muy interesante e ilustrativo.
Los valientes que os atreveis a escribir os mereceis todo mi respeto.
Cuando sea mayor igual me atrevo a escribir alguna excursion.

CARLETES
27/01/2017, 16:04
Como siempre muy útil,me encantan tus relatos,muchas gracias!!!

Un saludo desde Elche.

CARLETES
27/01/2017, 16:56
Como siempre muy útil,me encantan tus relatos,muchas gracias!!!

Un saludo desde Elche.

Rafaelsabino
27/01/2017, 17:15
Muchas gracias , tomo nota y un saludo desde Gijon

Rafael

CPi
27/01/2017, 19:06
Gracias por compartir.

Austricliniano
27/01/2017, 20:58
Esmerada crónica de un interesantísimo viaje. Enhorabuena.
Como somos muy de piedras nos regalamos una vez las rutas de dólmenes de Valencia de Alcántara. Eso es una maravilla.
Y del puente romano próximo nos quedamos sin palabras aunque siempre que ves la imponente presa aguas arriba temes por él.
En la bonita Marvao aterrizamos un otoño de casualidad y encima nos pilló la fiesta de la castanha. Va mucha gente sobretodo portuguesa. En aquella ocasión sólo se podía subir en autobuses públicos que fletaba gratuitamente el municipio (estaba hasta arriba de gente) Nos trajimos de allí bastantes productos derivados de la castaña que eran deliciosos.

los serranos
29/01/2017, 01:05
Como siempre muy bien el relato Miguel

Palugo
29/01/2017, 12:45
Bonito relato, gracias por compartirlo.

gironda
01/02/2017, 10:48
Preciosas zonas del norte de extremadura, que no se olvide LA VERA!!!!!