Diagnosticar correctamente una avería en la nevera.

Colapsar
Este es un tema adherido.
X
X
 
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • Dedalo
    Usuario
    • 26 may, 2006
    • 11045
    • ALBACETE (Albacete)

    Diagnosticar correctamente una avería en la nevera.

    He visto distintos hilos en los que se trata de averiguar el fallo en una nevera cambiando piezas...

    Para diagnosticar correctamente una nevera que no funciona, conviene saber cual es el mecanismo de funcionamiento, y salvo rarísimas excepciones, todas funcionan mas o menos igual:

    Cuando tu enciendes la nevera, si es manual inicia el modo de energía que selecciones, y si no es posible por faltar alguna condición, marca la avería correspondiente. Si es automática, la nevera selecciona el modo de funcionamiento según tengas una fuente de energía u otra. La preferencia de la nevera es 230V, si no hay 230V prueba con 12V, y si no hay 12V se pasa a gas.

    La detección de 230V se hace a través de un circuito que cuando hay 230V en la entrada de la nevera, activa este modo de energía. Algunas neveras, detectan la presencia voltaje, pero si el voltaje es inferior a un cierto valor, digamos 190V, señalan la avería y pasan al siguiente modo disponible (o no, depende del modelo).

    La detección de 12V se hace a través del cable D+. Si no hay 230V y en el cable D+ hay 12V es porque el motor está en marcha y podemos tirar de este recurso sin problemas, porque el alternador va a dar la corriente adecuada, y no corremos peligro de descargar las baterías. En ese caso, algunas neveras comprueban si hay 12V en la línea de potencia y masa en la línea de masa de la resistencia. Si todo va bien, se queda a 12V, y si hay algún problema, señala la avería y pasa a gas (o se queda con la avería...).

    Y llegamos al gas.

    Si la nevera es manual y seleccionamos gas, o si no detecta 230V ni D+, la nevera entra en modo gas. Para encender el gas se desata una secuencia muy precisa que nos puede dar pistas sobre la avería.

    Hay tres tipos de neveras para este cometido. Empiezo por las mas "compactas".
    1) La electrónica de la nevera abre el gas. Para esto, envía un voltaje a la válvula correspondiente y ya tenemos gas en el quemador.
    2) Se inicia la chispa para encender el fuego. Este tipo de neveras suele llevar el ignitor incorporado en la placa de control (Thetford y similares), así que hay un cable que va desde la bobina de alta tensión que esta en la misma placa de la electrónica hasta el quemador. Cada vez que la bobina de alta da un impulso, salta una chispa y se enciende el fuego.
    3) Se detecta el fuego. Hay dos sistemas, uno es una bujía específica que detecta el fuego y otro sistema utiliza la bujía de encendido (mientras no hay chispa) para esa detección. Todas utilizan el mismo principio. El aire es aislante, pero los gases en estado de plasma que hay en el fuego conducen la corriente eléctrica. No es un cortocircuito perfecto, pero es suficiente como para ser detectada esa conductividad por los circuitos adecuados. Cuando se detecta que hay fuego, se deja de dar chispas.

    Ya tenemos el fuego encendido. En caso de que el aire apague el fuego, pasamos de nuevo al punto 2, es decir, volvemos a dar chispas y a vigilar si hay fuego.
    Si después de unos segundos (10 a 15) no se consigue encender (o no se detecta fuego), la electrónica asume que no hay gas y apaga todo, señalando la avería.

    Si alcanzamos la temperatura deseada dentro del frigo, sea cual sea la energía seleccionada, se desconecta hasta que la temperatura suba en el interior del frigo y necesitemos de nuevo poner en marcha el grupo de frío, en cuyo caso repetimos todo desde el principio.

    El segundo tipo de nevera lleva el ignitor fuera de la placa de control. En estas neveras, la placa de control abre la válvula de gas y alimenta el ignitor que se encarga de generar las chispas. Todo igual que antes, salvo que la chispa se genera fuera. Por lo general, en el mismo ignitor suele ir la detección de fuego, y la válvula de gas lleva un sistema que mantiene el gas abierto mientras haya fuego con un termopar. Las Dometic RM4505, RM6505 y RM 7505 utilizan este sistema.
    La secuencia es muy parecida a las primeras:
    1) La electrónica de la nevera abre el gas (válvula directa). Para esto, envía un voltaje a la válvula correspondiente y ya tenemos gas en el quemador. En los Dometic se escucha un "clonk" fuerte, pues lleva un solenoide bastante potente. Al mismo tiempo se activa el termopar enviando un voltaje a la válvula correspondiente.
    2) Se inicia la chispa para encender el fuego. La placa de control alimenta el ignitor y éste empieza a dar chispas.
    3) El ignitor detecta que hay fuego, envía una señal a la placa de control y deja de dar chispas. En este momento la placa de control espera unos segundos para que el termopar se caliente, corta la corriente a la válvula de gas directo y deja corriente en la válvula del termopar para que se mantenga el fuego. El ignitor se mantiene alimentado porque se necesita para saber si hay fuego o no, pero el ignitor ya no da chispas.

    En caso de que el aire apague la llama, el ignitor lo detecta, envía la señal a la placa de control y se pone a dar chispas hasta que enciende la llama. Si esto no se consigue en unos segundos, la placa de control corta la corriente a la válvula del termopar, apaga el ignitor, señala avería de "falta gas" y listo, todo apagado.

    El tercer tipo de frigorificos, como el RM8505, por ejemplo, lleva un ignitor que es algo mas que eso. Es un sistema de control de gas completo. Cuando la placa de control decide que hay que encender el gas, alimenta el ignitor. Este se ocupa de abrir la válvula de gas, dar la chispa, detectar el encendido del fuego, si hay un apagado, vuelve a intentar encender, etc, pero si no consigue encender en un tiempo prudencial, envía una señal a la placa de control, y la placa de control avisa de "defecto gas" y corta todo.

    Después de este ladrillo, os amenazo con seguir poniendo las formas de encontrar problemas sobre los diferentes sistemas en sucesivos posts...
    Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
    sigpic
  • Moby Dick
    Usuario
    • 30 jun, 2009
    • 1817
    • Tuy (Pontevedra)

    #2
    Ole tus... no paras de ayudarnos con estas penurias de neveras
    "Al que es buen amigo, jamás lo dejen en la estacada, pero no le pidan nada ni lo aguarden todo de él, siempre el amigo más fiel es una conducta honrada"

    Comentario

    • Damaker
      Usuario
      • 18 nov, 2019
      • 3738
      • Navarra

      #3
      Ya te veo adelantándote al verano jajaja, aaaayy las trivalentes, que tanto nos traen de cabeza

      Mil gracias!!

      Comentario

      • Dedalo
        Usuario
        • 26 may, 2006
        • 11045
        • ALBACETE (Albacete)

        #4
        Como primera parte de la busqueda de averias, empiezo con el 230V.

        Si el frigo es manual, y al poner la opcion de 230V nos da avería, es posible que no llegue 230V a la regleta de entrada al frigo.
        En este caso, hemos seleccionado 230V, pero no hay energía para funcionar. Lo primero es medir la entrada de 220V al frigorífico.
        Si no tenemos tensión, hay que mirar si está conectada la autocaravana y tenemos el piloto de "red exterior" iluminado en el panel.
        Puede que tengamos el diferencial/magnetotérmico desconectado, o que haya un fusible específico para la nevera, o que el cable que lleva la tensión a la nevera esté cortado en alguna parte. Hay que perseguir este cable y asegurarse de que le llega 220V a la nevera.
        Si la nevera es automática, y se pasa ella sola a 230V, es posible que tengamos un problema en los cables que van desde la placa de control hasta la resistencia o la resistencia cortada, y en ese caso, aunque la apariencia sea de funcionamiento normal, no enfríe.
        Si a la entrada de la nevera llega tensión, esta tensión va hasta la placa de control, en la que hay un rele y de aquí sale otro cable hacia la resistencia. Si la tensión llega a la placa de control, en algunas neveras en las que esta tensión se controla, si nos da defecto de tensión, puede que el cable esté cortado, algun conector suelto, o que la tensión esté baja.
        En los frigoríficos que no controlan la tensión, puede que el panel del frigo no nos de avería, pero si la resistencia está cortada o alguno de estos cables está dañado, no se llegue a calentar el hervidor de amoníaco y no tengamos frio.
        Si la resistencia esta Ok, la tensión llega a la placa de control, pero no sale hacia la resistencia, lo que tenemos averiado es la placa de control, que, o bien no detecta la señal, y por lo tanto no activa el 220V, o bien la detecta, pero el rele o el circuito de mando están dañados y no se activa el 220V.
        Otra posible avería es que salte el diferencial al poner la nevera a 230V, eso indica que la resistencia se ha derivado a tierra, y por eso salta el diferencial.
        Como veis, las averías de 230V no son complicadas.
        La resistencia tiene un valor de unos 200 a 300 ohmios. Ese valor puede variar un poco si esta fría o caliente. Además, los terminales de la resistencia nos deben dar resistencia infinita (circuito abierto) con el chasis, debe estar perfectamente aislada.

        En los frigoríficos modernos hay que diferenciar entre la placa de control y el panel de mandos. Hay frigoríficos que llevan todo en uno, una placa electrónica en el frontal que hace todo el trabajo, y lleva incorporados los botones de mando y los pilotitos o pantallitas, pero hay otros en los que existe una caja de control en la parte trasera o superior, escondida, y un panel de mandos en el frontal con los botones y pilotos o pantallitas y que va unida por un cable a la caja de control, parecido a las centralitas de autocaravanas, en las que diferenciamos el panel de control y el bloque eléctrico.

        Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
        sigpic

        Comentario

        • BASAJAUN
          Usuario
          • 20 jul, 2007
          • 6269
          • MUNGIA (Bizkaia)

          #5
          Eskerrik Asko, buenisimo como siempre Jefe, G R A C I A S

          Comentario

          • Troter
            Usuario
            • 8 ago, 2011
            • 1669
            • La Rioja

            #6
            Este hilo, merece chincheta.
            Gracias Dédalo.

            Comentario

            • BIGMYCH
              Usuario
              • 9 nov, 2008
              • 19079
              • ❤ Catalunya

              #7
              Acabo de ve el "Adherido" en el hilo de neveras!
              Genial
              Gracias!
              sigpic

              Comentario

              • Dedalo
                Usuario
                • 26 may, 2006
                • 11045
                • ALBACETE (Albacete)

                #8
                Bueno, voy con la tercera parte de este ladrillo. Las averías en el sistema de 12V.

                En los frigoríficos muy antiguos, solo llegaba el +12V para alimentar la resistencia, ya que el resto se hacía con conmutadores que conectaban una u otra energia.
                En los frigoríficos con menos de 20 años, hay una placa electrónica que necesita 12V permanentemente.
                Suelen tener dos entradas de 12V, una para la electrónica, de poco consumo, y otra de potencia para alimentar la resistencia, que se traga entre 8 y 15 Amperios.
                Si falta la tensión de 12V permanente, la placa no enciende y nada funciona. Si pasa esto, que ni enciende, hay que mirar en las fichas de conexion de entrada y comprobar que hay 12V en la entrada permanente, si esto no es así, a revisar cables o fusibles en la centralita.

                Suponemos que ya tenemos tensión de 12V en esta entrada y continuamos con la entrada de potencia.
                En algunas autocaravanas, esta tensión también es permanente, pero en otras, la centralita corta este +12V si no hay señal D+ procedente del alternador. Eso puede dar lugar a que seleccionemos manualmente el funcionamiento en 12V y al no haber tensión, tengamos una señal de avería, pues el frigo no va a funcionar.
                La señal D+ también llega a la nevera, y en ese caso, si la nevera es automática, cuando detecta esta señal, se pasa automáticamente a 12V. Si la nevera no pasa automáticamente a 12V es lo primero que debemos comprobar, que en esta ficha llega +12V con motor en marcha.
                Puede ocurrir que la señal de +12V permanente este Ok, y que llegue la señal D+ que indica que el motor esta en marcha. Según el tipo de nevera, simplemente no enfría, o si la nevera es capaz de detectar la presencia del +12V de potencia, y este voltaje no llega, nos de señal de avería.
                Hay neveras modernas que además de esto, comprueban que la masa de la resistencia esta perfectamente conectada, y si eso no es así, en el terminal de masa de la resistencia aparece un voltaje residual, y la nevera lo detecta y también nos daría avería.

                Ahora vamos a buscar la avería:
                1) Ponemos una nevera manualmente a 12V y no enfria.
                En este caso simplemente hay que buscar si llega el +12V de potencia, que no llegará nunca si el motor esta apagado, y la avería puede estar en la resistencia cortada (con un valor cercano a 1 ohmio) o en la centralita de la autocaravan, que no envía este voltaje con motor encendido.

                2) Ponemos la nevera manualmente a 12V y nos marca fallo.
                Es el mismo caso que antes, solo que le electrónica nos avisa.

                3) La nevera no pasa automáticamente a 12V.
                Casi siempre es porque no llega la tensión D+ a la nevera al arrancar motor, hay que comprobar esta señal.
                También puede ser porque no llega el +12V de potencia, y la nevera, como no detecta ese voltaje o falla la masa, se niega a pasar a 12V.

                4) La nevera pasa automáticamente a 12V pero no enfría o da señal de error.
                Pues casi lo mismo, el D+ llega a la placa de control, intenta pasar a 12V, pero no hay +12V en la entrada de potencia, y si la polaca lo detecta, marca el error, y si no, simplemente no enfria.
                Recordad siempre que el fallo puede ser por falta del +12V de potencia o por falta de masa en la resistencia.

                Hay frigoríficos que no hacen ninguna comprobación, por lo que pueden indicar que están a 12V sin dar señales de alarma y no enfriar, mientras que otros, verifican la señal de +12V de potencia y los hay que incluso detectan la falta de masa, señalando en este caso la anomalía.
                Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                sigpic

                Comentario

                • Dedalo
                  Usuario
                  • 26 may, 2006
                  • 11045
                  • ALBACETE (Albacete)

                  #9
                  Una cosa más... Hay frigoríficos que tienen una sola entrada de 12V de potencia, que está permanentemente alimentada y que alimenta tanto la placa electrónica como la resistencia (cuando esto es necesario).
                  Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                  sigpic

                  Comentario

                  • BenAlkama
                    Usuario
                    • 12 feb, 2023
                    • 34
                    • Sevilla

                    #10
                    Gracias!!

                    Hay bastantes hilos e información diluida. Dejar alguno a modo de compilación es ideal.

                    Esto ayudará a mucha gente.

                    Comentario

                    • Dedalo
                      Usuario
                      • 26 may, 2006
                      • 11045
                      • ALBACETE (Albacete)

                      #11
                      Bueno, Cuarta entrega, empezamos con el gas que es el tercer tipo de energía que utiliza la nevera para funcionar.

                      La primera parte de la cuarta parte de la tercera energía (por emular a Groucho) son los problemas que da el gas cuando la llama enciende y no hay problemas en los mecanismos.

                      Lo primero que podemos observar en este tipo de problemas es que a veces el frío que da la nevera de una autocaravana, depende de cómo la estacionamos. Las neveras de gas están pensadas para funcionar en vertical, y salirse de la vertical afecta en mayor o menor medida según a que lado se incline el sistema de frío. Esto ocurre porque la circulación de los fluidos, en casi todo el circuito, se hace por gravedad, ya sea por el poco peso de unos fluidos mezclados con otros más pesados, lo que les hace ascender, o por su peso, que les hace bajar por los tubos que forman el circuito.

                      Hay que empezar sabiendo como esta construido el sistema de frío. Consiste en un hervidor de Amoníaco, esto genera una presión en el tubo ascendente que hace moverse al amoniaco y combinarse con otros gases que hay dentro del circuito. Hay hasta tres fluidos diferentes en los distintos recorridos de estos gases. La cuestión es que hay que calentar el Amoníaco, y para esto, tenemos tres energías diferentes. Para poder calentar el amoníaco con cualquiera de los tres, se montan cuatro tubos de la siguiente forma:

                      A) Un tubo central que es el hervidor, y que forma parte del resto del circuito de frío y que debe ser calentado.
                      B) Tres tubos distribuidos alrededor del primero que tienen que calentarlo y que son como los siguientes.
                      B-1) Tubo contenedor de la resistencia de 12V. Al alimentarla, calienta el tubo central.
                      B-2) Tubo contenedor de la resistencia de 230V. Lo mismo que el anterior.
                      B-3) Tubo de la chimenea del quemador. Al circular gases calientes se calienta el tubo y transmite el calor al tubo central.

                      En este último, hay que decir que si los gases quemados pasan muy deprisa, el calor se va por la chimenea inmediatamente, así que se le instala en el interior una espiral que hace a los gases calientes circular más despacio y calentar las paredes de este tubo que a su vez transmite este calor al hervidor. Esta espiral, en algun frigorifico he visto que esta sustituida por deformaciones en las paredes del tubo, como si le hubieran golpeado y deformado hacia adentro alternativamente a uno y otro lado, que hacen que los gases hagan un circuito en zig-zag, pero son los menos. Lo normal es que esta espiral esté suspendida de un alambre de una longitud tal que la espiral queda exactamente a la altura a la que hay que generar el calor. Si alargamos el alambre o lo acortamos, vamos a generar el calor en el lugar equivocado, y en esto el fabricante sabe mas que nosotros.

                      Si la chimenea está sucia, hará que la carbonilla acumulada no deje que el tubo se caliente, eso no es importante en el tramo final ni el más bajo, pero es especialmente importante en la zona donde esta la espiral. Ya que nos ponemos a ello, lo limpiamos todo, pero poniendo especial énfasis en la zona del hervidor.

                      Para esta tarea, yo he utilizado un estropajo de aluminio (nanas o similar) atado a un cordel. Primero se desmonta la "T" superior de la chimenea, se saca la espiral, y es conveniente desmontar el quemador de gas, pues lo podemos llenar de porquería. Despues se descuelga la cuerda por el interior de la chimenea.
                      Una vez tenemos la cuerda por el interior, introducimos el estropajo (atado) por la parte superior y tiramos desde abajo, cuando sale el estropajo por abajo, repetimos hacia arriba, y así hasta dejar el tubo perfectamente limpio.

                      Continuara...
                      Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                      sigpic

                      Comentario

                      • Dedalo
                        Usuario
                        • 26 may, 2006
                        • 11045
                        • ALBACETE (Albacete)

                        #12
                        Un poco sobre el funcionamiento del "misterioso grupo de frío".
                        El grupo de frío es esa maraña de tubos que parecen no tener sentido que ocupan la parte trasera de la nevera y que introduce unos finisimos tentáculos en el interior para mantenerlo frío.

                        Para conseguir que este aparato del demonio funcione, se han debido meter tres fluidos dentro de un circuito en las cantidades y proporciones exactos, cada uno en su lugar del circuito y con las presiones exactas para que funcione. Si un sistema de frío de absorción se rompe, lo sabremos porque deja un olor a amoníaco que tira de espaldas, y la solución es NINGUNA, hay que cambiar el grupo de frio completo, porque estos circuitos solo se pueden llenar de los fluidos adecuados en la fábrica, y una vez que se ha perdido parte del contenido, no hay remedio posible.

                        En la parte central, casi abajo del todo, hay un depósito que contiene el amoníaco. Este depósito contiene una solución de amoniaco y agua, muy rica en amoniaco. La mitad superior de este depósito está llena de hidrógeno en estado gaseoso. Desde aquí baja un tubo que conduce esta solución de amoniaco y agua a un tubo horizontal situado en la parte más baja de la nevera en el que la solución, a medida que se acerca al hervidor ya se precalienta. Mas adelante veremos como hacemos esto.

                        En el hervidor, la solución se calienta, ya sea con una resistencia eléctrica o con el calor que le transfiere el tubo caliente de la chimenea. Con este calor, lo que hacemos es elevar la temperatura de esta solución, haciendo que el amoniaco que hay disuelto en el agua se evapore, dejando por un lado gases de amoniaco calientes, que ascienden por el tubo, y por otro una solución de agua y amoniaco, con muy poco amoniaco, que por gravedad cae hacia el fondo del quemador. La temperatura del hervidor debe ser la suficiente como para que el amoniaco se evapore, pero no tanta como para vaporizar el agua. Este agua caliente corre hacia abajo por un tubo concéntrico exterior. Esto hace que esta solución pobre en amoníaco vuelva al depósito. El tubo de vuelta es concéntrico y exterior al tubo de llegada de la solución desde el deposito, por lo que este fluido cede buena parte de su calor a la solución de amoníaco que viene hacia le hervidor, lo que quita temperatura al fluido que vuelve y precalienta la solución que llega al hervidor, como vimos en el párrafo anterior. Esto solo se hace para ahorrar algo de energía en el proceso de calentar el amoniaco y para enfriar el agua pobre en amoníaco que nos hace falta en otro proceso mas adelante.

                        En la parte superior del hervidor, hay una sección transversal del tubo colocada con una ligera inclinación, que funciona como separador de agua, En algunas neveras hay unas pocas aletas situadas del lado derecho mirando la nevera desde detrás. Esto es para enfriar levemente estos vapores y recuperar todo el agua que quede mezclada con los vapores de amoníaco. Los restos de agua que se condensan aquí, caen por la pendiente de ese tubo y por las paredes del tubo vertical para unirse a la solución que retorna al depósito por la parte inferior.

                        Una vez eliminada el agua, se enfría el vapor de amoniaco en las aletas que se ven en la parte superior de nuestro frigorífico. Al enfriar este vapor, y a la presión a la que esta sometido, el amoniaco se licua y pasa en estado líquido al evaporador, en el interior del frigorífico. La presión de vapor del amoniaco es de más de 8 Kg/cm2, es decir, en el interior de estos tubos tenemos una presión similar a la de una botella de propano.

                        El evaporador esta lleno de hidrógeno, que es un gas muy ligero, así que por la diferencia de presión, el amoniaco se vuelve a evaporar, pero no por temperatura, sino por la expansión de su volumen, lo que genera frío. Como esta zona esta en el interior de la nevera, ya estamos fabricando cubitos de hielo.

                        La salida del evaporador, es una mezcla de hidrógeno y amoniaco. El hidrógeno procede de la parte superior del depósito central, llega a la entrada del evaporador por un tubo vertical que habitualmente está situado a la izquierda de la nevera vista por detrás. La salida del evaporador, se lleva al serpentín situado en la parte central, a unirse con la solución de agua y amoniaco sobrante del hervidor. En este serpentín, la solución de agua muy pobre en amoniaco, en contacto con el gas mezcla de hidrógeno y vapores de amoniaco, absorbe los vapores de amoniaco y lo que llega al depósito tras recorrer juntos este serpentín es una solución liquida de agua y amoniaco con alta proporción de amoniaco y un gas que ya no lleva casi vapores de amoniaco, solo hidrógeno, aunque queden pequeñas trazas de amoniaco.

                        Y así llegamos al punto inicial, un depósito lleno de agua con alta concentración de amoniaco y atmósfera de hidrógeno.
                        Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                        sigpic

                        Comentario

                        • Dedalo
                          Usuario
                          • 26 may, 2006
                          • 11045
                          • ALBACETE (Albacete)

                          #13
                          Absorcion.jpg

                          Diagrama del frigorifico
                          Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                          sigpic

                          Comentario

                          • Dedalo
                            Usuario
                            • 26 may, 2006
                            • 11045
                            • ALBACETE (Albacete)

                            #14
                            El sistema, como vemos es bastante complejo, y hasta un poco difícil de entender cómo funciona, y como hemos visto, las presiones en el circuito, las proporciones de los fluidos, y las temperaturas en cada una de las partes del circuito son muy críticas, por lo que una fuga de gases por un poro o una grieta en un tubo, dejan inútil el sistema.

                            Por otro lado, como vemos, es importante mantener las pendientes de los diversos tubos, si el sistema se inclina, podría, por ejemplo, no extraerse todo el agua del vapor de amoniaco, o gotear hacia el lado equivocado por la pendiente del tubo, esa haría entrar agua en el evaporador, restando eficacia al sistema.

                            Además, también son importantes las temperaturas en cada parte del circuito. En las neveras más antiguas, se regulaba el frío abriendo más o menos el gas. Con esto conseguimos un funcionamiento más o menos potente del sistema cambiando la temperatura del hervidor. En los más modernos, simplemente se enciende al máximo el hervidor y cuando alcanzamos la temperatura apagamos, repitiendo esta operación con más o menos frecuencia según lo requiera el termostato interno de la nevera.

                            En las aletas de refrigeración, la temperatura ideal esta entre 40 y 50 grados, por lo que en verano conviene refrigerarlas, pero no tanto como para reducir su temperatura, por eso se suelen poner ventiladores con termostatos que los detengan si la temperatura en las aletas bajan de 40 o 45 grados.

                            Este sistema es muy poco eficiente comparado con otros, como el compresor. Para una cantidad de frío determinada, con este sistema hace falta casi 10 veces más de energía que con un compresor, pero por el contrario, nos permite utilizar gas, y aunque el gasto energético es mucho mayor, el peso de esa "energía" en forma química en la botella de gas es muy inferior al peso de las baterías capaces de almacenar una cantidad de energía equivalente.

                            Además, tiene otro problema. Si la temperatura ambiente es muy alta (mas de 30 grados) no se va a enfriar y licuar de forma adecuada el amoniaco, lo que se traduce en un funcionamiento defectuoso a temperaturas altas. En general este sistema funciona bien cuando la temperatura diferencial entre el interior del frigorífico y el ambiente exterior no es superior a 25 a 30 grados, es decir, a temperaturas de 35 y 40 grados va a ser muy difícil enfriar el interior por debajo de 10 grados.

                            Una avería de estos sistemas suele ocurrir cuando están mucho tiempo sin utilizar. El amoníaco disuelto en el agua se cristaliza depositandose en el fondo del depósito y en la cara inferior tubo que va hasta el hervidor. Esto hace que la proporción de amoniaco en la solución de agua sea muy baja, y el frigorífico apenas enfría o no enfría nada. Aquí viene el famoso truco de darle una pequeña paliza con el mango del martillo a los tubos inferiores y al depósito, y ponerlo 24 horas boca abajo. Esto suelta los cristales y se disuelven de nuevo en el agua. Hay que decir que esto hay que realizarlo con mucho cariño, y con un mango de madera, para no dejar marcas en los tubos ni correr el riesgo de provocar alguna grieta que nos lleve a tener que tirar el grupo de frío.
                            Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                            sigpic

                            Comentario

                            • Dedalo
                              Usuario
                              • 26 may, 2006
                              • 11045
                              • ALBACETE (Albacete)

                              #15
                              Una entrega mas, para terminar la semana.
                              Para calentar el hervidor, como hemos visto, hay tres sistemas. Uno es calentarlo con una resistencia de 230V. Esta resistencia es de unos 100 a 130 W. Es decir, que generamos el calor correspondiente a estos 100W de potencia, eso lo determina la ley de Joule, cada vatio de potencia nos genera 23,9 calorías por segundo, que contribuyen a calentar el tubo de amoniaco. Eso quiere decir que si la resistencia de 12V es de la misma potencia que la resistencia de 230V, va a generar exactamente las mismas calorías y vamos a calentar el amoniaco exactamente en la misma proporción.
                              La única diferencia es que con una resistencia de 12V, para poner 120 W en la resistencia hay que hacer que lleguen esos 12V, con un intensidad de 10 Amperios a la resistencia, y con 230V, hace falta llevar los 230V hasta la resistencia con una intensidad de poco más de 0,5 amperios. Esto parece una tontería, pero en la instalación de 230V, con esa intensidad de 0,5 Amperios, apenas se pierde 0,1 V desde el enchufe de entrada a la autocaravana hasta la resistencia del frigo pasando por el relé, y eso supone 1/2000 de la potencia disipada, es decir, que de los 120W, solo se pierde 0,6 W en los cables, que no es prácticamente nada.
                              Por el contrario, en la resistencia de 12V, si llevamos un cable de 10 mm de sección desde el alternador hasta el frigorífico, directo, perderemos 0,1V, que a 10 Amperios supone 1 W, ya estamos perdiendo 10 veces más que a 220V, pero hay formas peores de hacer la instalación, que es como la hacen algunos fabricantes de autocaravanas, ponen un cable de 4 mm (en el mejor de los casos) que va desde la batería de motor , pasando por un fusible, de aquí va a un conector del bloque eléctrico, pasa por un rele, sale del bloque eléctrico por otro conector, y de aquí va al frigorífico. A todo esto, para hacer la instalación más cómoda, el cable desde la batería de motor hasta el EBL da tres vueltas a la autocaravana, y desde el EBL, como queda del lado contrario de la autocaravana, sale por el exterior, y tras otros cuatro metros de vueltas inútiles, pero muy cómodas de montar para ellos, llega al frigorífico. Como resultado, tenemos 15 metros de cable, dos conectores de escasa calidad y un rele interpuestos en la linea que trae los 12V desde la bateria del motor (que no del alternador) hasta el frigorífico, en total, de los 12V solo llegan 11. 1V de caída de tensión supone que en lugar de tener 120W en la resistencia, solo tenemos 100W, porque además, la intensidad ya no va a ser 10 Amperios, va a ser de 9, porque al haber menos voltaje, la corriente va a ser menor. veamos las cuentas:

                              12 V aplicados a una resistencia de 1 ohmio causan una corriente de 12 Amperios.
                              12 V por 12 A suponen 144 W.
                              11V aplicados a la misma resistencia de 1 ohmio hacen pasar 11 Amperios.
                              La potencia disipada será de 11 V x 11 A = 121 W.

                              De aquí viene el BULO de que los frigoríficos a 12V enfrían menos que a 230V.

                              Cuando llevaba mi frigorífico trivalente, cansado de que no enfriase bien a 12V, tiré un cable directo de 10mm de sección desde la salida del alternador (con un fusible aéreo), en el mismo borne donde conecta el cable que va a la batería de motor, directo hasta un rele en la mismísima resistencia del frigorífico, y la masa de la resistencia, con otro cable de 10mm directo a un tornillo del chasis justo bajo el frigorífico. Podía medir en la resistencia 14,4V al arrancar el motor, cuando antes de esta operación raramente subia de los 13,5V. Ciertamente, cuando circulas, hay más movimiento de aire en el recinto del frigorífico, y el rendimiento baja ligeramente, pero enfriaba exactamente lo mismo que a 230V o a gas.

                              Cuando el frigorífico funciona a gas, el chiclé que lleva en el quemador mete unos 15 a 20 gramos por hora. Una botella de butano de 13 Kg nos da para más de un mes de frigorifico, pues además, el quemador no está el 100% del tiempo funcionando. Esta cantidad de gas es equivalente a 250 W, pues el poder calorífico del butano es de entre 12,5 y 13,5 W por hora y gramo, pero como dije en un post anterior, el sistema es sumamente ineficiente. La mitad del calor sale al exterior por la chimenea, y eso a pesar de que retenemos los gases con la espiral en la chimenea para calentar el hervidor, pero aun asi, si pones la mano en la salida de la chimenea verás la cantidad de calor que soltamos a la atmósfera. Digamos que se aprovecha aproximadamente la mitad del calor, unos 120W, que es más o menos la misma potencia de las resistencias eléctricas.

                              Como vemos, la cantidad de calor que aportamos al hervidor de amoníaco es prácticamente la misma sea cual sea la energía utilizada.
                              Si todavía te sientes libre es que aun no has volado lo suficiente como para pegarte con los barrotes.
                              sigpic

                              Comentario

                              Trabajando...